Universidad Abierta Interamericana
Inicio Institucional Facultades Cursos y Eventos Bienestar Comunicación Servicios Online Transferencia Investigación ?

Resumen
La evolución es el desarrollo tem poral de un proceso de adaptación. Desde los tiempos antiguos, chamanes, magos, sacerdotes, iniciados y científicos han observado, estudiado y descripto distintos mecanismos de adaptación tanto de seres vivos como del cosmos y de la psiquis humana. De estas descripciones, la más conocida y divulgada es, sin duda, “El origen de las especies” de Charles Darwin, publicada el 24 de noviembre de 1859, en pleno auge de la revolución industrial.
Pero debieron pasar más de cien años para que se vislumbrara un común denominador entre el impacto social de la tecnología, cuyo máximo exponente fuera la revolución industrial, y la evolución del hombre. Este impacto se describe vívidamente en la introducción de “El shock del futuro”, de Alvin Toffler. Allí puede leerse: “Este libro trata de lo que le pasa a la gente que se siente abrumada por el cambio. Trata del modo en que nos adaptamos –o dejamos de adaptarnos- al futuro”.
Pero si evolución es adaptación en movimiento, y el imperativo de todo lo conocido es evolucionar, ¿por qué la tecnología produce el shock estresante que todos percibimos, día a día?.
La razón es que la habilidad del hombre para tecnificarse ha sido concebida como una consecuencia social, más que como una pulsión hacia un objetivo. La siguiente presentación nos introducirá en un nuevo enfoque, que ha logrado tender un puente hacia el futuro.

Introducción
Existe, enraizada en nuestra cultura occidental, una concepción muy generalizada sobre las conclusiones a la que Charles Darwin arriba en su libro “El origen de las especies”. Esta concepción, lejos de los expuesto en la obra, ha dado ‘de facto’ origen a una apócrifa teoría de la evolución la que propone dos axiomas. El primero es que el hombre desciende del mono, el segundo es que la evolución consiste en la supervivencia del más fuerte.
Este error conceptual, a obscurecido durante más de un siglo los aspectos centrales de la evolución, estos son su isomorfismo y su invarianza de escala. Dichos aspectos nos permiten hoy ligar la evolución a la tecnología, y a través del estudio de esta relación podemos llegar a conocer aspectos de nuestra propia evolución, que si bien no nos dicen ni quiénes somos, ni cuál sea nuestro destino, nos permitirían tomar control de nuestro proceso evolutivo como especie.
La evolución es, fundamentalmente, un proceso temporal de adaptación estructural que se realiza en el mundo físico, y como tal responde a leyes.
Leyes que al igual que para todo
fenómeno físico, se verifican en el espacio (la adaptación), y en el tiempo (la evolución). Leyes de movimiento y de cambio, pero limitadas a un espacio finito de configuraciones.

El camino recorrido
Los adelantos de la tecnología no son el resultado de cerebros cada vez más poderosos. Más bien son el producto de los productos del cerebro: conocimiento y cultura.
El conocimiento y la cultura generan un aumento gradual de la capacidad de manejo simbólico, lo que significa mayor estructuración y sistematización del conocimiento, con el fin de poder procesar más cantidad de información. Según la historia hemos llegado hasta aquí debido a nuestra capacidad de manejo simbólico, y aún en nuestra sociedad moderna el manejo de lo simbólico brinda mejores oportunidades potenciales de adaptación y por ende de evolución. Por lo tanto, el camino de la evolución humana se presenta como el camino hacia el orden simbólico. Este camino tiene un costo de peaje, una inversión energética de extrema importancia: la entropía.

Sin duda para nuestros antecesores este pago se realizó por medio de una transformación genética que logró incrementar el volumen del cerebro. Pero cuando éste alcanzó el tamaño que hoy posee, la evolución biológica se detuvo, ése fue el momento histórico en que el hombre comenzó a extenderse por medio de la tecnología. Fue el momento en que la especie humana obtuvo una moneda simbólica para pagar la entropía. Esta moneda simbólica, producto del cerebro es la tecnología.



El modelo evolutivo de Baldwin
Este modelo que viera la luz el 30 de junio de 1896, tiene particular importancia para la comprensión de la tecnología. Esta radica en que demuestra que la adaptación es producida y regulada por el comportamiento. Baldwin halló que los mecanismos observados por Darwin en lo biológico, se presentan de la misma manera en lo psicológico, y que como éstos son de mayor nivel jerárquico que aquellos, los modifican, aunque las escalas de tiempo particulares de cada tipo de fenómeno varíen sustancialmente entre sí.
El comportamiento es originado en el individuo por medio de la energía psíquica básica, el deseo, que es el equivalente metafísico al concepto de fuerza en física. Esta energía es transformada en motivo, los que a su vez, al relacionarse mutuamente motivo y deseo, generan el comportamiento, el cual modifica las interacciones sociales produciendo un cambio de entorno al que el individuo debe adaptarse a través de un cambio de comportamiento, para lo cual debe

transformar su energía psíquica en motivos, etc. en un ciclo continuo. Podemos decir que el trabajo básico y constante de cada individuo es el de realizar estas transformaciones.
Desde la evolución, la pregunta es ¿qué motivos deben generarse a fin de obtener el comportamiento adecuado?. La respuesta es la adaptación. La adaptación, al igual que el deseo, y que los mecanismos biológicos básicos, son mecanismos de opuestos complementarios. Relaciones de balance entre interno, externo y objetivo. Pero aunque el objetivo pueda parecer distinto según cada individuo, puede modelarse como una relación de energía. Toda transformación energética, incluyendo las transformaciones de la psiquis, conllevan un gasto de entropía. De donde podemos concluir en que los procesos adaptativos requieren de un gasto de entropía, el cual no es reembolsable.


 
Universidad Abierta Interamericana - Tel: (+54) 11 4342-7788 (rotativas) - contacto@uai.edu.ar
Facebook Twitter YouTube RSS UAI Noticias Radio Conexión Abierta

Política de Privacidad - Términos y Condiciones - © Copyright 2017 -- Data Fiscal data fiscal

Para consultas técnicas escriba a Soporteweb@uai.edu.ar