Universidad Abierta Interamericana
Inicio Institucional Facultades Cursos y Eventos Bienestar Comunicación Servicios Online Transferencia Investigación ?

La globalización es un fenómeno
generado por el impactante creci-
miento de las comunicaciones y
el transporte. Este crecimiento ha permitido, tanto más cuanto más desarrollado es un país, la transmisión de estos facilitadores al conocimiento y al comercio.
Mucho se ha escrito y discutido sobre quiénes son los ganadores y los perdedores en este “tren arrollador” de la globalización, en el contexto mundial.
Podría expresarse metafóricamente que los ganadores son los que se hallan ubicados en la “primera clase” de dicho tren y los perdedores aquellos que los hacen en segunda o en tercera.
Sin embargo, en lo que respecta a la salud, los “perdedores” pueden no hallarse ubicados dentro del tren sino delante de él y con el grave riesgo de ser arrollados o atropellados por el mismo.
Los efectos de la globalización sobre la salud son diversos y los agruparemos como sigue:
1. La Salud de las Poblaciones
2. Los Sistemas de Salud
3. El Desempeño de los Médicos
4. La Formación del Recurso Humano en Salud


1. La salud de las poblaciones
Las condiciones de salud de la población dependen de diversos prerrequisitos que han sido claramente expresados por las Naciones Unidas en su declaración de Yakarta
Como se podrá advertir no es sencillo, para la mayoría de los habitantes de este mundo globalizado, acceder a todos y a veces a pocos de estos prerrequisitos.



La paz mundial está severamente comprometida en casi todos los continentes; los problemas de vivienda aquejan a nutridas poblaciones de América, África, Asia y hasta de Europa Oriental; la falta de seguridad y la alteración de las relaciones sociales son mundiales, en razón de la delincuencia, las guerras y el terrorismo; la desnutrición es una epidemia que representa la primera causa de mortalidad (especialmente en la infancia); el nivel de ingresos de grandes regiones es tal que sus habitantes no pueden siquiera aproximarse a la adquisición de medicamentos esenciales, y otros condicionantes como la estabilidad ecológica, los recursos sustentables, la justicia y el respeto por los derechos humanos han sido jaqueados por la realidad. Por último, la educación, madre de todas las estrategias está en deuda con la sociedad, no sólo en los países en desarrollo sino también en muchos de los desarrollados y si existía inequidad en cuanto a las posibilidades de diferentes pueblos, el salto tecnológico que configuró el acceso a la información y a las comunicaciones generó un incremento importantísimo de la desigualdad.
Pero, diversos condicionantes de la calidad de vida determinaron que actualmente, aún países con un alto ingreso per cápita y buen nivel de desarrollo, tengan problemas de salud irresueltos y en incremento diario. Los condicionantes actuales de la salud son:
1. El crecimiento de la población global: El aumento de la población acrecienta los requerimientos de los prerrequisitos arriba mencionados.La dificultad de la sociedad para ofrecer esas condiciones de vida a su población, cada vez más numerosa, genera problemas de salud, los que a la vez incrementan el gasto en salud (o al menos la necesidad de invertir en ella).
Hace 30 años la población de América Latina y el Caribe alcanzaba a un poco más de 200 millones de personas, en el año 1994 la población se había duplicado1.
2. El aumento de la expectativa de vida: La medicina y la tecnología han elevado el promedio de vida y, al menos en parte, la calidad de ella. Este aumento de la expectativa de vida aporta numerosas personas ancianas a la pirámide poblacional, pirámide que, en países desarrollados ha estrechado su base (menos nacimientos).
Cuanta más avanzada la edad más posibilidades de enfermedades degenerativas y tumorales con necesidad de internación y rehabilitación. Lo que se ahorra mediante estrategias de atención primaria en etapas tempranas de la vida, se gasta luego por la mayor población de gerontes.
3. El flujo creciente de poblaciones y productos a través de las fronteras: Entre 4 y 6 millones de personas migran diariamente a través de las diferentes fronteras del mundo y aproximadamente 200000 seres humanos se hallan en vuelo en cualquier momento de la historia actual. A ello se suman lo traslados de mercancías por varios millones de toneladas. No es de extrañar entonces que hormigas argentinas depreden California o que una encefalitis de origen asiático aparezca en Nueva York.

Esto ha resultado en la desaparición de los “santuarios de la salud” en los que era casi imposible contagiarse una enfermedad transmisible. La aparición de “enfermedades emergentes” (tuberculosis, cólera, malaria) y su denominación parece una burla a un glosario similar utilizado para indicar a la economía de algunos países.
4. Las alteraciones del medio ambiente: La contaminación ambiental por desechos de la actividad humana se ha incrementado tal como lo ha hecho esa actividad; pero con la característica que la peligrosidad del tipo de desechos es tremendamente mayor: radiactividad, derrames de petróleo, radiofrecuencia, residuos patológicos; son un problema mundial a lo que se suman los problemas generados por experimentos no programados científicamente: las vacas afectas por el “mal de la vaca loca” no han podido ser exterminadas porque no había posibilidades de tratar sus residuos.
Los países desarrollados han transferido industrias de riesgo a terceros países en desarrollo y también utilizan a estos últimos como silos de desechos peligrosos.2El agujero de ozono del cono sur se incrementa todos los días sin que se haya podido resolver el problema, con lo cual ha aumentado la incidencia de melanomas cutáneos.
5. El incremento de la tecnología médica disponible: Los avances del conocimiento médico durante los últimos 50 años pueden parangonarse con los de los 3000 años previos; por el contrario, los recursos económicos para solventar la atención de la población son finitos y se han incrementado escasamente. Esto ha generado lo que ha dado en llamarse “la crisis de la salud”, resumida en el irónico concepto que vislumbra a la medicina como víctima de su propio éxito, resultante en contradicciones importantes entre desarrollo tecnológico y equidad en el nivel de atención médica.
El uso de tecnología cada vez más costosa y de reposición obligada más frecuente incrementa los gastos

para la atención de la enfermedad, generando una discriminación entre quienes pueden acceder a todas las nuevas prácticas y aquellos que no tienen la posibilidad de disponer de ellas. Es más, dado que el presupuesto para la salud es restringido (trátese éste del de una nación, una provincia, una ciudad, una institución hospitalaria o sanatorial o una empresa de medicina prepaga), lo que se gasta en unos disminuye las posibilidades de gastar en otros.
6. La inequidad en la calidad de la prestación médica: La prestación médica en general se caracteriza por ser tecnológica, institucionalizada, socialmente segmentada, con dilución de la relación médico-paciente y de los criterios éticos y de responsabilidad ; todo esto sumado a un costo excesivo para los recursos de la comunidad 3.
La tecnificación del ejercicio de la medicina con gran presión del aparato técnico-industrial para poder colocar su producción genera un gasto excesivo para los países. Los avances del conocimiento médico han permitido ofrecer a los pacientes un nivel de medicina que las economías de los estados no pueden soportar.
Esto último genera una disyuntiva entre medicina igualitaria o solidaria y medicina de “alta calidad” para pocos, aún no resuelta y por el contrario resultante en una “medicina fragmentada”.


Estos condicionantes han producido los siguientes efectos sobre la salud:

- Han desaparecido los “santuarios” de salud.
- Han reaparecido enfermedades infecciosas que se hallaban controladas.
- Han aparecido nuevas enfermedades o variantes de las preexistentes.
- Los pacientes con deficiencias inmunitarias (HIV – transplantados) se convierten en viveros de gérmenes resistentes a antibióticos.
- Las migraciones han cambiado los hábitos alimentarios.
- El tráfico de alcohol, estupefacientes, etc. se ha incrementado dado su eficaz marketing.
- Los cambios en las condiciones laborales favorecen las lesiones por stress, movimientos repetitivos o productos tóxicos.
- El auge de los deportes de riesgo o turismo aventura incrementó los accidentes.
- La explotación irracional de los recursos naturales, la producción y diseminación de contaminantes y los megaproyectos industriales o de infraestructura han alterado el medio ambiente.
- El efecto invernadero ha generado la migración de vectores de enfermedades infecciosas como el dengue, la malaria, etc.
- El agujero de ozono ha incrementado el número de tumores de piel.

En síntesis, hoy el perfil epidemiológico mundial tiende más a mostrar un patrón global, difícil de prever, de riesgos de salud que un patrón regional predecible y lineal. (Eduardo Velasco).


 
Universidad Abierta Interamericana - Tel: (+54) 11 4342-7788 (rotativas) - contacto@uai.edu.ar
Facebook Twitter YouTube RSS UAI Noticias Radio Conexión Abierta

Política de Privacidad - Términos y Condiciones - © Copyright 2017 -- Data Fiscal data fiscal

Para consultas técnicas escriba a Soporteweb@uai.edu.ar