Universidad Abierta Interamericana
Inicio Institucional Facultades Cursos y Eventos Bienestar Comunicación Servicios Online Transferencia Investigación ?

Los avances del conocimiento mé-
dico durante los últimos 50 años
pueden parangonarse con los de
los 3000 años previos, por el contrario, los recursos económicos para solventar la atención de la población son finitos y se han incrementado escasamente. Esto ha generado lo que ha dado en llamarse “la crisis de la salud”, resumida en el irónico concepto que vislumbra a la medicina como víctima de su propio éxito, resultante en contradicciones importantes entre desarrollo tecnológico y equidad en el nivel de atención médica.
El uso de tecnología cada vez más costosa y de reposición obligada más frecuente incrementa los gastos para la atención de la enfermedad, generando una discriminación entre quienes pueden acceder a todas las nuevas prácticas y aquellos que no tienen la posibilidad de disponer de ellas. Es más, dado que el presupuesto para la salud es restringido (trátese éste del de una nación, una provincia, una ciudad, una institución hospitalaria o sanatorial o una empresa de medicina prepaga), lo que se gasta en unos disminuye las posibilidades de gastar en otros.
También las oportunidades para la atención condicionan las decisiones : por ejemplo, la ocupación indiscriminada de pacientes que no lo necesitan en
camas de cuidados intensivos (pacientes terminales o de bajo riesgo), restringe el ingreso de quienes indispensablemente requieren una internación en ese sector.

Resumiendo : los médicos tenemos la capacidad de brindar a los pacientes una calidad de atención de su salud mayor que los recursos disponibles para ello. Figura I.



El concepto de Costo/efectividad puede contemplarse desde cada uno de los miembros de la ecuación o por su relación ; así, puede tomarse en cuenta para :
• Disminuir los costos.
• Mejorar los resultados.
• Disminuir los costos con iguales resultados.
• Disminuir los costos con mejores resultados.
• Mejorar los resultados aunque aumenten los costos.

Obviamente no se discute que la mejor de las propuestas es bajar costos y elevar la calidad de la atención al mismo tiempo, pero evidentemente es la más difícil. Por otra parte es necesario reconocer que los médicos, hasta hace poco, nos preocupábamos poco por los costos, poniendo énfasis exclusivamente en obtener lo mejor para

nuestros pacientes.
Sin embargo, no siempre el empleo de tecnología más moderna y más costosa es sinónimo de medicina de buena calidad, a tal punto que en ocasiones aumenta el costo y a la vez empeoran los resultados del diagnóstico o el tratamiento.
Si se empleara toda la tecnología disponible para cada enfermo, los presupuestos, aún los de los países más poderosos, no alcanzarían siquiera para cubrir los gastos en salud. Ello ha llevado a elaborar la ecuación costo/beneficio en la cual pocas veces se tiene en cuenta la calidad de vida del paciente como resultado. Es indispensable tomar en cuenta otra ecuación : Costo/efecto, a fin de eludir el mercantilismo médico que implica la utilización exclusiva de la primera.
Así como no siempre el procedimiento más costoso es el más eficaz, también puede suceder que a la larga o tomando en cuenta el costo total de la resolución de la patología, un procedimiento que, unitariamente parece más caro, termina disminuyendo el coste global.
Desafortunadamente, para los grandes grupos económicos que manejan los presupuestos en salud, el bajo costo es mucho más tangible que la alta calidad en la atención. Nos toca entonces a los médicos la tarea de eficientizar la prestación priorizando los recursos en base a una serie de evaluaciones que permitan equilibrar la relación entre el costo y el resultado final.

 
Universidad Abierta Interamericana - Tel: (+54) 11 4342-7788 (rotativas) - contacto@uai.edu.ar
Facebook Twitter YouTube RSS UAI Noticias Radio Conexión Abierta

Política de Privacidad - Términos y Condiciones - © Copyright 2017 -- Data Fiscal data fiscal

Para consultas técnicas escriba a Soporteweb@uai.edu.ar