Universidad Abierta Interamericana
Inicio Institucional Facultades Cursos y Eventos Bienestar Comunicación Servicios Online Transferencia Investigación ?

      En Buenos Aires, y no sé si ocurre en otras ciudades del mundo, el flujo de pacientes es asombroso, ingresan veinte pacientes, se van otros veinte. Puede ser que los psicoanalistas tengan la intención de que nadie trabaje, entonces van tomando pacientes y los van destruyendo como pacientes de psicoanálisis, siguen haciendo mal las cosas y eliminando candidatos o puede ser que se aburran de los pacientes, del neurótico obsesivo del que dicen que repite el ritual, cuando en realidad apuesta todos los días a una situación distinta, que pone en juego tanto el propio psicoanálisis cuanto la inteligencia del analista.
       En la interpretación tiene que haber algún tipo de asociación, algo que lo encadene al sujeto.
       A veces sucede que el psicoanalista cree haber dicho una banalidad y se da cuenta de que pudo haber sido una interpretación por la respuesta del paciente, porque reacciona más allá de las palabras.
       El sujeto siente la alteración, hay algo del pasado que se construye de manera diferente en ese momento, por eso la conmoción.
       El ejemplo de la joven atormentada por el fantasma de la violación, que hasta había padecido varios intentos de ultraje, hasta que pudo modificar la frase "temo ser violada" por la frase "quiero ser poseída". Esa modificación cambió su vida, por supuesto que cambió de ambiente, de relaciones, pero con la primera frase no podía y con la segunda pudo.
       Lo que produce la interpretación es un hecho estético, es función poética.
       A un sujeto que no ha tenido madre le indico que no falte a las sesiones, que pague a fin de mes, que no rompa ningún objeto de la consulta, lo ordeno y entonces tiene madre.
       El pasado no se modifica, no hay reconversión del pasado, lo que se genera es una nueva realidad a partir de la materia prima que aporta el paciente.
       También por eso deja de ser necesario el síntoma, en psicoanálisis lo primero que se cura es el síntoma, porque la escucha del psicoanalista es diferente. A él no le interesa lo que el paciente "tiene", sino lo que el paciente "dice", sólo le pide que hable.
       Cuando el psicoanalista o el paciente sostienen que "le dijeron tal cosa", es inadecuado, están renunciando a la polisemia de la palabra, como le sucede al psicótico, porque la palabra quiere decir aquello que quiere decir porque todas son metáforas, si no tengo en cuenta quién me habla y desde dónde hablo yo.

       Es la palabra que determina la frase en transferencia, concepto clave en psicoanálisis, porque el concepto produce al paciente y al psicoanalista.
       Lacan dice que la teoría va más allá de la transferencia porque todos los otros conceptos sólo se producen en transferencia.
       La teoría es clínica, porque si no hay campo de transferencia no hay teoría psicoanalítica, están en otra teoría.
       Al Grupo Cero se le atribuye la formación de un nuevo campo que podríamos denominar Poesía y Psicoanálisis, pero esta articulación ya está en Freud. Estudiando la función poética, el Grupo hace un pasaje donde se le adjudica esta función a la escucha psicoanalítica, y se deja liberada la interpretación a cuestiones más técnicas. Pero Freud sostiene claramente en este texto que la interpretación también es función poética.
       El maestro Pichón Riviere, de quien mucho he aprendido, decía que el psicoanálisis sin el surrealismo y sin el marxismo hubiese sido una ciencia inocua.
       En el marxismo está incluida la categoría de trabajo que es fundamental en psicoanálisis, yo siempre sostengo que el sistema sería perfecto si no fuese porque hay que trabajar ...
       A su vez, es difícil concebir el movimiento surrealista sin Freud, ya que su teoría le aporta el elemento teórico para que sea posible el hombre polisémico.
       Hay múltiples ejemplos de todo este desarrollo en los grandes poetas.
       Octavio Paz pensó desde muy joven que la poesía era un instrumento de conocimiento. Entre los españoles, Vicente Aleixandre, Pedro Salinas, son poetas atravesados por lo inconsciente, que se dejaron llevar, sin saber nada de cómo habían llegado a ese lugar, a esa genialidad.
       No fueron los científicos los que más influyeron en la obra de Sigmund Freud, sino los grandes poetas. Había algo en la poesía que hablaba del inconsciente. Detrás de las revoluciones siempre hay algún poeta provocando, alterando, dando consignas nuevas, proponiendo nuevas maneras de vivir, de amar, de pensar.



Lic. Miguel Oscar Menassa
Fundador y Director del "Grupo Cero" Profesor Honorario
Universidad Abierta Interamericana


 
Universidad Abierta Interamericana - Tel: (+54) 11 4342-7788 (rotativas) - contacto@uai.edu.ar
Facebook Twitter YouTube RSS UAI Noticias Radio Conexión Abierta

Política de Privacidad - Términos y Condiciones - © Copyright 2017 -- Data Fiscal data fiscal

Para consultas técnicas escriba a Soporteweb@uai.edu.ar