Universidad Abierta Interamericana
Inicio Institucional Facultades Cursos y Eventos Bienestar Comunicación Servicios Online Transferencia Investigación ?

El objeto de este trabajo es de mostrar que la historia y su es tudio, así como la reflexión de la misma, es decir la filosofía de la historia, constituyen el fundamento más importante para comenzar a pensar estratégicamente.
      Este tipo de pensamiento es un pensamiento que supera al pensamiento científico, no excluyéndolo, sino integrándolo. El pensamiento estratégico tiene como objetivo buscar la capacidad de anticipación de los acontecimientos, visualizar un destino y construirlo, y alcanzar el futuro que se considera más conveniente para una persona, sociedad, empresa o Nación. Es por ello que el pensamiento analítico, dualista; que divide todo en parejas de contrarios, fiel a la tradición occidental judeocristiana, pasando por Descartes y Marx, resulta de carácter táctico, y es utilizado por el hombre que piensa estratégicamente, como una herramienta.
       El pensamiento estratégico es vincular y dialéctico, en el sentido hegeliano de dicha categoría, va desde la acción al concepto para marcar el rumbo, el sentido, la dirección que se quiere tomar acorde con la visión prefijada.
       Es por ello que es intuitivo y está muy ligado al arte.
       La dialéctica de Hegel o el contrapunto en las fugas de la música de Bach, son fruto de un pensamiento estratégico, así como el posicionamiento del Imperio Británico en el siglo XIX o el liderazgo indiscutible de los Estados Unidos en el concierto mundial actual.
       Los pensadores sobre estudios estratégicos dividen la estrategia en
tres niveles de decisión, llamados comúnmente estratégico o gran estrategia, estratégico operacional y táctico, en los cuales el comportamiento humano es distinto dado que los valores funcionales de los cuadros que los componen pertenecen a distintos arquetipos. Esto no quiere decir que sean compartimentos estancos, por el contrario, los tres niveles necesitan interactuar para que el sistema funcione armoniosamente y se puedan alcanzar los objetivos deseados. La existencia de los tres niveles y su liderazgo por los conductores de los mismos es vital para alcanzar los objetivos propuestos.       
Sintéticamente podemos decir que el nivel táctico está dominado por el pensamiento algorítmico, combinando elementos
cuantitativos (cantidad de armamento, aviones, etc.) con cualitativos (adiestramiento, moral de las tropas). Valen aquí las consideraciones técnicas y su aplicación a problemas concretos. En el nivel táctico impera el pensamiento dualista, base de todo pensamiento científico y analítico, el cual busca la aplicación en la técnica.
       El nivel estratégico operacional está formado por el diseño y despliegue de grandes planes. Está comandado por profesionales, sean estos gerentes o comandantes operacionales, que se mueven en el campo o en el teatro de operaciones, y que poseen el lenguaje bilingüe del nivel estratégico y del nivel táctico. Son el nexo entre ambos niveles y los responsables de traducir la visión y los valores de la gran estrategia al lenguaje simple y llano del nivel táctico. Históricamente la visión y los valores de una empresa, en el ámbito militar, se han traducido al nivel táctico a través de la arenga. Cabe recordar la oratoria que realiza Marco Antonio tras la muerte de César, dirigida al pueblo romano, o las palabras de Napoleón a su regreso de la isla de Elba, al enfrentarse al Ejército Real.
       El nivel más alto de conducción es el estratégico o gran estrategia . Pertenece al ámbito de la política y también al ámbito religioso. Aquí se toman las decisiones más importantes en forma de pautas y directivas muy generales, que embarcarán a los demás niveles en la persecución de un objetivo. Los conductores de la Gran Estrategia son los que crean la Visión a alcanzar, el Destino que se debe perseguir. Aquí poco valen las consideraciones profesionales y mucho menos las técnicas. Por ello se planifica menos y se hace más estrategia pura; identificar una Visión acorde a los Valores que se poseen y desplegarlos hacia un Destino. Dichos conductores tienen algo de profetas, ya que son los encargados de hacerle recordar a una Nación, un Estado, un Movimiento Político o una Empresa, cuáles son sus Valores, sobre los cuales se monta toda la estrategia. Usando categorías junguianas, podemos decir que bucean en el inconsciente colectivo de un pueblo para rescatar los arquetipos con sus valores, y siguiendo a Hegel, diremos que son la voz consciente del pueblo.
       Los Valores indican quien es uno y como va a operar.

 
Universidad Abierta Interamericana - Tel: (+54) 11 4342-7788 (rotativas) - contacto@uai.edu.ar
Facebook Twitter YouTube RSS UAI Noticias Radio Conexión Abierta

Política de Privacidad - Términos y Condiciones - © Copyright 2017 -- Data Fiscal data fiscal

Para consultas técnicas escriba a Soporteweb@uai.edu.ar