Universidad Abierta Interamericana
Inicio Institucional Facultades Cursos y Eventos Bienestar Comunicación Servicios Online Transferencia Investigación ?

      Ahora bien, en una época en la que podemos caracterizar al mundo como imagen, donde los medios visuales son los lugares por excelencia desde donde se encodifica la realidad; en una época donde las comunicaciones son satelitales, cuando lo que sucede en Egipto es conocido rápidamente en América Latina.
       En este mundo, la globalización de la economía es de tal magnitud que un problema económico de un país perteneciente a una región repercute en otros países de regiones diferentes.
       En un presente histórico signado por la modificación de nuestras prácticas cotidianas, por los avances tecnológicos, por ser un período de neotribalización, de regresión, en un nuevo renacimiento cultural donde hay muchas voces que se entrecruzan pero pocos lenguajes que dicen algo.
       En este cóctel posmodemo, la filosofía como disciplina racional categoriza, encodifica, hace presente a nuestras conciencias estos acontecimientos, a los efectos de tener una visión sintética de los mismos.
       En la presente conceptualización, partimos del pensador de Kõnisberg, E. Kant, quien afirma, a partir de la polémica del nacionalismo con el empirismo, que a pesar de que el conocimiento comienza históricamente con la experiencia, no se origina a partir de la misma.
      Para Kant, el conocimiento no consiste en reflejar los objetos sino que es ante todo trazar el horizonte dentro del cual se construye el ámbito de la objetividad del objeto.
       Esto ha sido llamado la revolución copernicana, de Kant, dado que para los griegos y toda la filosofía precrítica, el conocimiento era pura contemplación, en tanto que para la filosofía crítica, el conocimiento no es describir las propiedades de las cosas (res) sino que es una actividad que consiste en constituir la objetividad de los objetos.
       Por tanto, lo determinante en el acto de conocer no van a ser las impresiones que provienen de la realidad sino la actividad del sujeto gnoseológico que a través de las categorías del entendimiento sintetiza el material sensible que nos viene de las formas puras de la sensibilidad. Es en ese sentido que puede afirmarse que Kant introduce una verdadera revolución copernicana, pues invierte la concepción y la creencia generalizada acerca del conocimiento, afirmando la preminencia gnoseológica del sujeto sobre el objeto.

       Esta es una de las razones por las cuales sostenemos que la filosofía es una disciplina de síntesis, pues en ella se integran sintéticamente los procesos cognitivos que se desarrollan durante el conocimiento.
       Pero a su vez, dentro de la tradición filosófica continental, nos encontraremos con Hegel quien afirma que lo verdadero no se aprende como sustancia sino como sujeto (3). Es decir, simplificando, en la realidad hay un sujeto portador de la racionalidad de la historia. Este sujeto puede ser una nación, un Estado.
       La filosofía es para Hegel la autoconciencia de una época, o dicho en otros términos, una época puesta en conceptos. La filosofía pinta gris sobre gris, en tanto sintetiza un presente histórico.
       Es decir, la filosofía se presentará como aquella disciplina que sintetiza los problemas emergentes de una cultura.
       Pero además, la filosofía es una disciplina de síntesis curricular. En tanto en el proceso actual de creciente fragmentación y exclusión social no debe ser estudiado enciclopédicamente, por disciplinas no vinculadas entre si, es decir geografía, historia, sociología, formacion ética, sino que debe ser estudiado integradamente, pues la filosofía como disciplina que organiza, da sentido a un presente histórico social, instituyente de imaginarios sociales, puede aportarnos como disciplina de integración curricular, ya sea a nivel transversal o a nivel disciplinar.
       En tanto, se parte de un presupuesto epistemológico y gnoseológico, es decir desde una teoría del conocimiento, que la realidad no se da dividida, fragmentariamente, sino a través de unidades de la experiencia (Hernández, 1992)
       Estas unidades de la experiencia, son cortes significativos de la realidad que deben traducirse en un currículum por problemas y que pueden ser abordados por diferentes disciplinas, interdisciplinas y multidisciplinarias.
       Así por ejemplo, el multiculturalismo, puede ser abordado por la Antropología, la historia cultural o de las representaciones (Chartier, 1995), la Psicología psicoanalítica en sus diversos registros simbólico imaginario y real o por el Derecho entendido como discurso y práctica social instituyente (Mari, 1985).

 
Universidad Abierta Interamericana - Tel: (+54) 11 4342-7788 (rotativas) - contacto@uai.edu.ar
Facebook Twitter YouTube RSS UAI Noticias Radio Conexión Abierta

Política de Privacidad - Términos y Condiciones - © Copyright 2017 -- Data Fiscal data fiscal

Para consultas técnicas escriba a Soporteweb@uai.edu.ar