Universidad Abierta Interamericana
Inicio Institucional Facultades Cursos y Eventos Bienestar Comunicación Servicios Online Transferencia Investigación ?

modélica, que en el nuevo horizonte pasa a ser referente.
        En el plano familiar, al producirse la ruptura del eje conyugal, su generalización implica la caída del modelo tradicional secular. Se produce la variación histórica de la familia emergiendo diferentes configuraciones familiares de honda incidencia en la dimensión personal, ninguna notoriamente predominante, en coexistencia.

La Variación Histórica de la Familia

        La familia natural constituye un universo humano, ámbito donde el hombre nace, vive, ama y muere, que se identifica con la vida misma. La familia clásica fundada en el matrimonio es además ámbito íntimo y doméstico para la vivencia y la praxis de lo conyugal, lo paterno, lo materno, lo filial y lo fraterno, amparada por la ley y prohijada por la moral.
        No obstante la variación histórica operada en la familia clásica y las muchas formas que proliferaron, la misma no ha perdido su ancestral prestigio, aunque el panorama sea otro. Sigue siendo el ideal colectivo, aun en medio de una realidad empírica que en parte lo contradice, afectada por los avatares de la vida de cada día, cuya vuelta a esa configuración es una aspiración que está presente en todo discurso público.
        Muchas personas viven en el tipo clásico y así ocurrirá en el futuro; otras, ante el quiebre experimentado no podrán hacerlo, desde que sólo las primeras nupcias son las que la configuran, excepto en el caso de viudez, situación a la que se extendería por no anotarse ruptura. 
       Mientras tanto, otro gran número, creciente en el caso de los jóvenes, propone a su manera la relación personal en la cotidianeidad compartida, la que no siempre es familiar, aunque se le parezca bastante o así se considere.

        La familia como máximo proyecto vital importa estabilidad, continuidad, perdurabilidad, trascendencia y

reconocimiento. No es una sociedad de dos personas sino una comunidad de vida, de la que se ha dicho que es el connubio de lo divino y humano.
        Todo proyecto mira hacia el mañana y la noción misma de vínculo en las relaciones de familia no se acompasa con la efimeridad porque los desnaturalizaría. El modelo tradicional importa sentimiento y compromiso que dan fijeza y certeza a las relaciones familiares, con vocación de futuro, sin perderse de vista el involucramiento de nuevos seres: los hijos.

Recuperación del Modelo Tradicional Secular de la Familia Clásica

        Lo contrario a la ruptura conyugal, sea estrepitosa o bien la asimilación del fracaso del magno
proyecto como algo normal (mal de muchos...), es proponer un cambio de mentalidad para recuperar la familia clásica, concebida como ideal en el plano personal y como meta en el imaginario colectivo.
        El escepticismo a su respecto obliga a re-prestigiarla construyéndola, ahora sobre otras bases, teniendo en cuenta que en el curso histórico cambió –entre tantas otras cosas- el sistema de valores de la sociedad en su conjunto, de la que era contributo.
        El cambio epocal apareja nuevos valores, que no necesariamente destruyen los anteriores, pudiendo reinsertarse los nuevos con los viejos, superándose algunos de ellos en la evolución porque no podían mantenerse.
        La familia clásica, pese a lo que la tradición pragmática de los últimos tiempos parecería indicar, no conoce forma mejor, prueba de ello es que en la concepción dinámica y longitudinal de la familia se procura en la fase siguiente, a través de otra configuración, lo que en la fallida no se alcanzó, recurriendo –tal vez sin querer- a una técnica de parcheo, de alto costo y no poco riesgo.

 
Universidad Abierta Interamericana - Tel: (+54) 11 4342-7788 (rotativas) - contacto@uai.edu.ar
Facebook Twitter YouTube RSS UAI Noticias Radio Conexión Abierta

Política de Privacidad - Términos y Condiciones - © Copyright 2017 -- Data Fiscal data fiscal

Para consultas técnicas escriba a Soporteweb@uai.edu.ar